La clave para saber qué queremos está en el equilibrio de los tres ejes (nuestra mente, nuestras emociones y nuestros instintos o lo que es lo mismo nuestras tripas) Por tanto escúchalas, ellas también tienen neuronas que rugen y nos dan la fuerza para tomar decisiones con determinación.
 
 
 
 
A continuación os pongo un artículo muy interesante en el que se explica como pensamos con las tripas también.