Llegan los reyes magos...Regalar lo adecuado para fomentar el desarrollo de los niños
 
 Nos encontramos en época de regalos, momento en el que se fomenta el consumismo sin límites y sin medida, por eso hoy y a modo de reflexión me gustaría concienciar de lo contraproducente que es el regalar sin ton ni son a los niños que nos rodean...sucede lo que se denomina "Síndrome del niño hiperregalado". Este problema hace alusión al intento de los padres a compensar con juguetes el poco tiempo que pueden pasar con sus hijos, provocando en el niño una "anestesia emocional", transformando a los niños en caprichosos, consumistas y egoístas, vanagloriándose delate de sus compañeros de clase de los regalos que han recibido.

Tendemos a centrarnos más en la cantidad que en la calidad de los juguetes, de modo que no estamos viendo las necesidades que tienen los niños. La función de los juguetes y regalos es importante en la vida de los  más pequeños pero debemos tener claro que no sustituye ni el cariño ni la atención que necesitan de los padres y adultos que rodean al menor.
A continuación os cito lo que produce un exceso de juguetes en los niños:
1. Pérdida de la ilusión.  Al final el niño que recibe demasiados regalos considera que es una obligación para los padres, perdiendo así la ilusión que implica recibir un regalo y descubrir lo que se esconde en cada uno de ellos. El exceso de regalos puede hacer que el niño desarrolle una apatía total. Al final queriendo "agradar" más al niño le estamos robando una de las emociones más preciadas que existen que es la capacidad de ilusionarse.
2. Bajo nivel de tolerancia a la frustración.  Es fundamental que los niños no reciban todo lo que desean o quieren. Si tenemos la tendencia a darles todo sin enseñarles a valorar lo que reciben, haremos niños con una baja tolerancia a la frustración sin ayudarles así a enfrentarse a un futuro en el que cuesta mucho conseguir lo que queremos y en el que no llegan "éxitos" sin esfuerzo.
3. Produce una sobreestimulación. Cuando los niños reciben muchos regalos, existe unl exceso de estímulos que les sobrepasa, por lo que muchos de esos regalos terminarán tirados en un rincón.  Si el niño recibe más juguetes de los que es capaz de jugar, no puede concentrarse en cada uno, por lo que no les saca el máximo provecho. Es importante que cada juguete vaya acompañado de un sentido para el desarrollo y la educación del niño, y que en la medida de lo posible podamos acompañarle para hacer el mejor uso posible del mismo.
 
4. Limita la fantasía. Siempre que hacemos un regalo a un niño, nos damos cuenta de que la caja o el papel que lo envuelven son objeto de fantasía y juego de los mismos y eso no deja nunca de sorprendernos. El exceso de juguetes termina provocando aburrimiento y mata la fantasía.  Es importante que los niños tengan juguetes  para desarrollar tanto sus habilidades motoras como cognitivas, pero es importante señalar que los niños también juegan sin juguetes, sin tener un guión establecido y aprendiendo asi a desarrollar la creatividad.
 
5. Desarrolla antivalores. Cuando los niños reciben demasiados juguetes o regalos, les restan valor, no comprenden en su verdadera magnitud el esfuerzo que probablemente han tenido que hacer los padres. Como resultado, pueden desarrollar actitudes consumistas y profundamente egoístas.

A continuación os cito la regla de los 4 regalos

Es importante que los niños reciban menos regalos, para que así puedan disfrutar del mismo el mayor tiempo posible. Para lograrlo, puedes seguir la regla de los 4 regalos:
1. Un regalo que pueda utilizar, como son las prendas de vestir: zapatos, ropa de abrigo, etc..
2. Un regalo relacionado con la lectura, en cualquier formato.
3. Un regalo que deseen mucho, dirigido a alimentar la ilusión, y confirmar que los sueños se cumplen fomentando así su capacidad de desear.
4.  Y por último un regalo que realmente necesite de cualquier índole.
La ilusión y la alegría que inundan la Navidad es una época idónea para enseñar a los niños a valorar la suerte que tienen de disfrutar de lo que tienen pudiendo compartirlo con aquellos que carecen de determinadas cosas. Aprovecha además estas fechas para pasar tiempo juntos, planificando actividades de ocio en familia y acompañando en el juego...Recuerda: Tu tiempo, es el mejor regalo que le puedes hacer.